HOTSPOT CLUB

Plataforma que reúne noticias, eventos, tendencias, nightlife y opinión para el colectivo evolucionado de personas que buscan ir más allá de los estereotipos de la escena nacional

Entrevista a Tomasa Del Real la señora del reggaetón norteño

 Por: Fernanda del Real D.

Hace un par de semanas tenía la tele prendida mientas me vestía, escuché que había una nueva reguetonera chilena, iquiqueña. Se llama Tomasa Del Real, por su puesto me llamó la atención, compartimos apellido, y además no es común tener exponentes femeninas de reggaetón en Chile. Si tuviera que venderla, podríamos decir que tiene videos con casi 600 mil reproducciones en Youtube, que es tatuadora, que es compositora de sus propias canciones, que junto a su inseparable amiga, la China, hacen los videos musicales y que ha tocado en países como Argentina, Perú, Colombia, España, EE.UU. y México.

Luego de un viaje a Nueva York, agendó una presentación en Hotspot (Santiago) y claro, había que aprovechar la oportunidad para entrevistarla. El encuentro fue en un café del centro, cuando llegó era imposible que pasara desapercibida, tenía unos lentes de contacto casi blancos y unos cachitos a cada lado al estilo Sailor Moon. Por su puesto acaparó miradas. Aquí va un pedacito de Tomasa.

 

La primera duda que me asalta, es saber cómo es tu vida en Iquique

Ahora vivo con la China en Iquique, ella es enciclopedia a color y es quien me hace los videos. Allá tenemos nuestra oficina, vivimos en un condominio que se llama Las Antillas, y lo pueden googlear –obvio que lo hice-, es súper bonito, es como de lujo”.

O sea que te ha ido bien

“Es que el lifestyle de Iquique es así, no necesitai ser millonario para vivir en una casa bonita frente a la playa, o sea no es lo más barato del mundo, pero yo si viviera acá - Santiago- viviría en una pieza con esa plata. ¿Cachai?”.

Me voy a permitir decir que Tomasa, que se ve tan malhechora en los videos, donde se pega sus twerk y hasta le pide a su hombre que le compre cosas – Para los que no han escuchado la canción, dice así: “Cómprame cosa’ eterna choriza, arenamovediza, cuidao’ donde pisa”- en realidad, y aunque quizás no le agrade la definición, es una chica bastante dulce, que a pesar de pegarse sus buenos carretes, tampoco representa sus 29 años.

“Tengo un depa de tres piezas, vivo con mis gatos. En una pieza vivo yo, en otra viven los gatos. Tengo dos, el Totó y el Gustavo, al Totó lo encontré en la calle, es adulto, estaba muy muy enfermo, lo rescate, se sanó y se convirtió en el mejor gato del mundo. Mucha gente conoce al Totó porque lo posteo un montón, tiene un hashtag, que se llama #totolover –obvio que también lo busqué-, y debería hasta tener su propio Facebook”. Después de decir eso se queda pensativa por 3 segundos, y vuelve a recalcar lo cat lover que es.

 

Vi unas fotos tuyas en Nueva York, ¿qué tal eso? ¿Cómo te fue?

“Es heavy, porque toqué en New York y estaba lleno. Todo el mundo se sabía mis canciones, desde la primera a la última que canté. Había de todo tipo de gente, habían latinos, gringos, negros, drag queens, y se sabían los temas, y los bailaban. Los del local se sorprendieron de que yo pudiera hacer bailar a los negros, porque ellos bailan solo ciertos ritmos como mas afro y era como todo mezclado. Y yo así no podía creer que tuviera tantos fans en New York. Nosotras somos independientes, ahora cuando fuimos, no podían creer que ella –su amiga la China, quién estaba presente- fuera quien hace los videos, y ella no es una oficina, es un humano, ¿cachai? entonces como que también está de por medio esto de ser independiente, no tengo ningún medio extra, no soy cuica, no nací en una familia de plata ni nada”.

¿Está siendo la música más rentable que tatuar?

“No, yo era una tatuadora heavy, tatuaba todo el día, y me iba súper bien. Fui dueña de un local de tatuajes 5 años. Entonces sí era súper rentable ser dueña de un local al lado de la playa y todo bien, pero lo cerré porque ya no podía atenderlo, no me dio el tiempo. Cantar no po’, es más inestable, o por ahí hay veces  que ganas mucho, a veces ganas menos. Un ejemplo, fui a  New York y me fue súper bien, y me gasté toda la plata, porque me fui a comprar carteras –una muy bonita, por cierto-, ¿cachai? entonces tatuando no, porque estás todo el día tatuando y vas a gastar plata en la cena no más, y de ahí al otro día vay a tatuar y teni’ que estar súper limpio, sano, sin caña, ¿cachai? y esto no po (cantar), es otro lifestyle”. Después de esto, confesó haberse tomado unas cervezas la noche anterior y que se había levantado con caña. A quién no le ha pasado.

¿Cómo te imaginas en 10 años más?

“Me imagino millonaria, con mis gatos, en volá más gatos. Viviendo en hoteles, teniendo una casa rica,  comprándole un depa a mi mamá, teniendo unos autos así de lujo, joyas, cosas así”.

 

 

¿A qué altura del camino estás para llegar a todo eso?

 

“En la mitad”.

 

La historia del pseudónimo

“Yo no soy Del Real, yo me llamo Valeria Cisternas, siempre me dijeron Tomasa, porque soy morena, entonces me decían la negra Tomasa, que son estas  minas que usan fruta en la cabeza. Del Real porque Facebook en algún momento empezó a pedir apellido, y a mí me gustaba en esa época... siempre cuento lo mismo, me carga debería tener una historia más bakán... me gustaba un cabro que tocaba en una banda que se llamaba Martín Del Real, y yo pensaba que lindo el apellido, lo encuentro hermoso, bueno a él también lo encuentro hermoso, y cuando Facebook me pidió un apellido dije: “Ay Del Real, obvio que yo soy Del Real. Ahí quedó y suena bien ¿o no? como que pega, es fuerte. También siento que todos nos rebautizamos un poco cuando somos más grandes, y Tomasa es un nombre de hombre, es masculino, y yo igual estoy como dando cara de estas personas que no nos sentimos ni hombre ni mina ni nada. O sea yo soy hetero, pero sí me siento cómoda, con la diversidad. Yo siempre lo digo, me siento como un travesti que nació en el cuerpo correcto. Siento que un travesti nació y se siente mujer, y atrevida y todo, pero naciste hombre, pero yo no, yo nací mujer, onda no puedo celebrar más la vida”.

 

¿Tienes alguna referente femenina?

 

“Rihanna, la encuentro la raja. Beyonce bakán, pero me gustaría, llegar a J Balvin, Nicky Jam”.

 

¿Te ves más reflejada en un artista hombre, que en una mujer?

 

“Sí. Sí, por la música, me encantaría hacer un tema de Nicky Jam”.

 

La chica YinYang del reggaetón

 

¿Y Tomasa es buena o mala?

 

“Ambas. Es que yo pasé mucho tiempo tratando de ser buena, de no sentir odio, de renegar estos sentimientos que uno tiene y en un momento me rendí. Yo tenía un novio, que era tatuador y teníamos un local juntos. Me separe, y de ahí me hice amiga de una niña, le enseñé a tatuar, le di mucha información, le di casa, le di trabajo, y después ella se puso de novia con mi ex, ¿cachai? siendo que nos conocía como pareja y todo, y para mí fue una traición. Yo traté de no odiarla. En ese momento me liberé de todo lo que podía haber frenado algo en mi corazón y nada, ahí me convertí en un monstro creativo, y no me paro nadie”.

  

Qué pasa si te digo algunos conceptos como…

 

Legalización de la marihuana

“La ley no me toca”.

Feminismo

 

“2000”. 

 

Sexo

 

“Todos”.

 

Aborto

 

“La ley no me toca. De nuevo”. 

 

¿Cómo se toman en tu familia tu carrera?

 

“Mis papás se separaron cuando yo era chica, y mi papá nunca me cayó tan bien, lo saludo, soy correcta, pero en verdad no me importa nada de lo que piense, no es tema. Mi mamá es mi fan número uno. Es la mejor, me encanta, comparte todo y yo digo "ooh lo que estoy diciendo en esa canción" pero ya filo, a ella le encanta”.

 

Culmina la entrevista con la eterna choriza y si pudiera rescatar una cita de sus canciones, esta sería: “No tengo pasaporte, viajamo’ a cualquier hora, yo soy tu señora”.